Sabía usted que...?

+ En México hay más de 370 mil embarazos no planeados en adolescentes entre 12 y 19 años.
+ México es el país líder en abortos, superando el promedio mundial, con 33 abortos por cada mil mujeres.
+ En Nuevo León de cada 4 partos, uno es de adolescentes.
+ En Nuevo León en un lapso de 16 meses se dieron 315 casos de bebés abandonados en terrenos baldíos, botes de basura y la víapública.
Mariano Escobedo 113 Sur. Centro, Monterrey, N.L. C.P 64000
Teléfonos:
(81) 8345.9980
(81) 8345.9987
Nueve Lunas: Testimonios
Retroceder uno  Regresar al listado  Avanzar uno

De la Misma Sangre
De la Misma Sangre 
      Mercedes se preguntaba día a día qué hacer de su vida, se sentía desesperada y no encontraba solución alguna a sus padecimientos. 

    Su mamá trabajaba de sirvienta en una casa de ricos y sólo estaba en familia los fines  de semana. Su papá era albañil y llegaba todas las tardes sucio y oliendo a sudor. 

     Mercedes tenía un hermano llamado Pablo, de dieciséis años, que siempre andaba de vago por las calles, con una pandilla de amigos. Gabrielito era su otro hermano, tenía cinco años de edad y lo quería y cuidaba como si fuera su propio hijo, a pesar de que ella misma apenas cumpliría quince años de edad.

   Mercedes vivía con el terror reflejado en su rostro y en cada unos de sus gestos. Odiaba los lunes por la mañana, ya que su mamá dejaba su hogar para ir a trabajar durante todos los días de la semana a otra casa que no era la suya. 

      Su terror consistía en que diariamente padecía un infierno representado en su  propio padre y su hermano. Los dos hombres de la casa, sin pensar en los lazos de sangre, la acariciaban y la penetraban. Ella se sentía usada, se sentía sucia, pero más que nada sentía miedo, pues la tenían bajo la amenaza de que si decía lo que le hacían, la golpearían a ella y a su querido hermanito Gabriel hasta darles la muerte,  

       Esta situación ocurría desde que ella tenía nueve años, ahora estaba próxima a celebrar quince años de vida. Mercedes imaginaba que su mamá estaba enterada de esto, pero también sabía que si ella trataba de defenderla, su papá y su hermano la dejaban inconsciente por los golpes que le daban. 

     Cuando el papá de Mercedes abusaba físicamente de ella, la pobre muchacha cerraba los ojos y soportaba todo con dolor, pero este dolor se convertía en un terror de

pesadilla cuando era su propio hermano quien la buscaba.

     Por lo general, Pablo siempre andaba con su grupo de amigotes, eran cuatro en total, y  parecía que estar bajo el influjo de una droga era su estado natural. 

         Ella sabía que el dinero para comprar los pegamentos, el “thinner”, la marihuana y la cerveza, lo obtenían de los hurtos que cometían en el barrio de casas elegantes, al otro lado del puente. Inclusive golpeaban a mujeres y hombres solos en las afueras de los supermercados para robarles el dinero que traían en sus bolsos o carteras. 

      Mercedes se rebelaba al sentirse atacada por Pablo y sus amigos y los gritos de terror que le salían enardecían más al grupo de jóvenes que le daban cachetadas y la asfixiaban oprimiéndole la garganta. El resultado era una Mercedes toda llena de moretones en su cuerpo que eran visibles, y los de otra clase, los que no se veían pero que quedaban para siempre como brasas ardientes en su alma. 

       Una vecina la rescató un día y las dos tocaron a la puerta de Casa Mi Ángel, pues Mercedes estaba embarazada.

   Por ser este un caso muy especial se llevó a Mercedes con el Dr. Carlos Guerrero, excelente ginecólogo, que en forma voluntaria atiende profesionalmente algunos casos difíciles. 

    El embarazo transcurrió con tranquilidad. Mercedes sentía en el albergue una paz que no tuvo nunca en su casa. 

      A través de las gestiones de una trabajadora social del DIF, logró que rescataran a su hermanito Gabriel de los malos ejemplos de su papá y su hermano. 

   En ocasiones, Gabrielito visitaba algunos días en el albergue a Mercedes y la relación de seguridad y cariño no se interrumpió. 

       Mercedes vivió en Casa Mi Ángel trece meses. Se le cumplió el sueño de una fiesta de XV años, en la que usó un vestido bonito y adornó su pelo con flores y lazos color lila. El sacerdote ofició una misa en la capilla del albergue, que se llenó de ramos de rosas y alegría juvenil, después, Mercedes bailó el vals con su hermano Gabrielito.

      Un domingo por la mañana nació una niña grande y robusta como la misma Mercedes y tan parecidas eran que en el albergue las llamaban “Las Mercedes”. 

     Por intervención y gestiones del DIF Estatal se logró que una tía de Mercedes, las adoptara a ella, por ser menor de edad, y a su hija. Gabrielito pudo también integrarse a un hogar más estable.


Casa mi ángel A.B.P.
Mariano Escobedo 113 Sur  Centro, Monterrey,
Nuevo León C.P. 64000
Teléfonos: (81) 8345.9980 (81) 8345.9987
Website Reviews | Articulos Utiles | Blog de Tecnologia | Rezar el Rosario | Website Software